Chocoterapia: placer de dioses

Alimento de los dioses así denominaron los mayas al cacao hace, casi, 2000 años. El chocolate ha dejado de ser un alimento prohibido, ¡sí, has leído bien! Según los expertos están demostrados los efectos beneficiosos, que ejercen sobre el organismo. Pero, además, de su valor nutricional la innovación es su aplicación en cosmética, cremas, jabones, exfoliantes… Y en los spas se ha convertido en toda una revolución, baños, masajes, envolturas…

¡Chocoterapia! Toda una cultura alrededor del chocolate y, no sólo, por puro placer. Pero vayamos por partes, en cuanto a su consumo, el valor nutritivo y energético de este alimento es muy alto, de ahí la proliferación de locales, exclusivamente, destinados a su degustación y comercialización, verdaderos templos de los adictos al chocolate. Las semillas del cacao tienen una composición bioquímica muy rica: contienen más de 800 moléculas con propiedades hidratantes, tonificantes, regeneradoras y revitalizantes. Una fuente de principios activos de inestimable valor y que permite su uso en una amplia gama de aplicaciones cosméticas y dietéticas.

El consumo moderado, una onza diaria, de chocolate puro (70% de cacao) produce:

Sensación de felicidad
Alivio del síndrome premenstrual
Estimula el organismo
Sensación de saciedad y fluidez mental
Protege el corazón y frena el envejecimiento

En cuanto al uso del cacao con fines estéticos en los spas está causando verdadero furor, los ricos baños de cacao son todo un acontecimiento. El masaje de chocoterapia, que se realiza como un masaje corporal completo con aceite al chocolate durante 45 minutos, actúa como relajante y al mismo tiempo revitalizante de la piel, dejándola suave y ligeramente perfumada. De esta forma utiliza los beneficios de la aromaterapia.

¿Ustedes han probado la Chocoterapia?

Kathygamez comentarios

Share

Yo soy la reina de este blog :) .. Costeña, bloguera y Youtubera de belleza y maquillaje, reviews, belleza, haul, etc... adicta a la tecnología y a las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *